La sensación de asco interior
El universo de las emociones es puramente humano, y la verdad es que muestra muchos matices diferentes. Una de las emociones más difíciles de explicar es la de sentir asco interior en ciertos momentos. El asco refleja el rechazo emocional hacia cierta situación que es contraria a tus valores, hacia algo que te ha hecho daño, o incluso, una situación en la que no te atreviste a exteriorizar qué es lo que piensas y sientes de verdad al respecto. Tal vez por cobardía o incluso, porque crees que no merece tanto la pena mostrar que hay algo que te ha dolido ante el otro, sencillamente, porque eso es darle al otro más importancia de la que tiene en realidad.

Es decir, a veces, merece la pena pasar la rabia en silencio porque así se curará antes de lo que piensas. En cambio, si abres tu corazón hasta el límite de decir todo lo que te pasa, tal vez te estés exponiendo demasiado. Si hay algo que te hace sentir tan mal como para sentir náuseas en ciertos momentos desde un punto de vista emocional, sencillamente, piensa que la elección está en tu mano.

Es decir, piensa que debes alejarte y cuidarte porque si tú no lo haces, nadie lo hará. Las emociones son muy positivas precisamente porque nos ayudan a obtener información del mundo que nos rodea, de las personas que tenemos cerca y de todo aquello que tal vez, nos hace sufrir, o sencillamente, nos causa infelicidad y malestar.

No todo en la vida es blanco o negro pero sí es verdad que cada persona tiene sus valores, por tanto, todo aquello que vaya en contra de tu ética y de tu modo de pensar, te hará frágil en ciertos momentos y vulnerable. Apuesta por vivir en contacto con emociones como la alegría, la ilusión, la esperanza, la felicidad y el bienestar.