la-vida-es-una-lucha
Las metáforas son muy utilizadas por los escritores al escribir poesía o prosa, sin embargo, el ser humano en general, cuenta historias para explicar la vida. En cierta forma, todos somos escritores de la trama de nuestra vida como si de una película se tratara. Una película de la que solo conocemos lo que ha sido pero no aquello que está por venir. Por ello, como buenos escritores vitales, todos estamos acostumbrados a utilizar metáforas en nuestra rutina cotidiana. Un buen ejemplo: la vida es una lucha.

¿Por qué la vida se basa en la lucha?

Porque vivir no siempre resulta fácil, porque existen momentos de dolor en los que sobrevivir a ese sufrimiento es una batalla diaria para no caer rendido en medio de la tristeza. La vida es una lucha porque la fortaleza es una virtud necesaria no sólo a nivel físico (la salud) sino también, a nivel emocional. Es importante que con el paso de los años, te hagas fuerte para encarar decepciones y heridas que son inevitables. La vida no es de color de rosa, ni las cosas siempre fluyen por arte de magia.

La lucha se basa en el trabajo, en la constancia, en la fe en uno mismo, en la esperanza de un futuro mejor y en la capacidad de apostar de verdad por la vida como la mejor recompensa.

La vida es una lucha

Busca momentos para relajarte

La vida es una lucha, es verdad, pero tomada esta afirmación al pie de la letra se corre el riesgo de terminar agotado y desgastado porque cualquier persona necesita descansar y desconectar, darse un respiro a sí misma para poder avanzar y reponer energías. No ser consciente de los propios límites, puede llevar a un ser humano al agotamiento crónico en situaciones tan cotidianas como una temporada de trabajo excesivo en la empresa.