La vida siempre sale a tu encuentro
Con frecuencia, somos nosotros los que podemos dar la espalda al mundo, perdiéndonos un montón de cosas por el camino. Sin embargo, la vida siempre sale al encuentro de cada uno y le abraza con fuerza en un signo de bienvenida. De hecho, el sol nos da cada día la bienvenida a un nuevo día en signo de cambio y prosperidad. La vida puede ser difícil en ciertos momentos. Tenemos que dar tanto valor a las temporadas de alegría y bienestar entendiendo que tanto los días grises como los de colo de rosa tienen fecha de caducidad, llegan a su fin y acaban en algún momento.

Los abrazos de la vida

La vida te abraza cuando sucede algo inesperado e imprevisible que recibes como un regalo de fuerza. La vida te abraza cuando te encuentras con nuevas personas con las que poder hacer amistades sinceras. La fuerza del cariño mueve el mundo cada día.

La vida te abraza cuando recibes una sonrisa o un gesto de reconocimiento por parte de alguien que te hace darte cuenta de que eres importante y que tu presencia siempre suma. La vida te abraza en la sencillez de la rutina cotidiana porque es en la monotonía donde todo fluye mejor gracias a la fuerza de la costumbre. Sería un caos vivir en el vértigo de lo impredecible.

La vida te abraza cuando tienes fe y confianza en el futuro porque entonces, se disipan todos los temores del mañana.

La vida siempre sale a tu encuentro

Para los que han perdido la esperanza

Existen personas que han perdido la esperanza, sin embargo, la vida rompe nuestro esquema mental demostrándonos que no sabemos tanto como creemos sobre la realidad. En realidad, la vida es más sabia que nosotros mismos gracias a esa parte trascendente. La vida tiene un plan bonito para ti, solo tienes que salir a su encuentro.