La vida virtual es tan importante como la real
A través de las nuevas tecnologías una persona enriquece su vida personal porque internet también permite la conexión emocional o espiritual entre personas que viven a kilómetros de distancia y que de no ser así, no se hubieran conocido nunca. Así sucede cuando una persona deja un comentario en un blog porque le gusta el post que escribió el autor. Facebook se ha convertido en uno de los mayores escaparates de la propia vida de muchas personas que publican sus fotografías personales y escriben cada día temas íntimos. El problema surge cuando no se respeta el equilibrio entre la gestión de la vida virtual y la vida real.

La vida real es más importante

La vida real es mucho más importante ya que una relación cara a cara tiene muchos matices ausentes en una relación virtual. Del mismo modo, conviene limitar el tiempo que pasamos frente al ordenador porque es posible caer en la dependencia. Existen personas que sienten ansiedad cuando no están conectadas.

La vida virtual es tan importante como la real

Protege tu intimidad

Tanto en la vida real como en la virtual es fundamental que la persona cuide su intimidad por una cuestión de bienestar personal y de salud emocional. Tu vida no es un espectáculo que tiene que servir de entretenimiento a los demás. Tu vida es tuya por eso tienes que compartirla con gente que de verdad te valora y te quiere. El término amigo es mucho más profundo que el que une a dos conocidos en Facebook.

Cuando una persona se vuelca demasiado en las tecnologías está tapando algunas carencias personales que no quiere afrontar. Pero los problemas no se solucionan por taparlos sino que siguen ahí en busca de una solución. Todo lo que se oculta se agrava ante la indiferencia. La tecnología es excelente siempre que se hace un uso humano pero también puede llegar a esclavizar a las personas.

La vida virtual es tan importante como la real siempre que existe un equilibrio y se respetan las normas de cada ámbito.