Las bases de un plan de mejora personal
Un plan de mejora personal implica un proceso de coaching en donde intervienen varios factores y elementos. En primer lugar, tu situación actual remite al punto de partida en donde cuentas con unos recursos concretos. Sin embargo, el punto de partida se orienta a un punto de llegada, a ese estado ideal que te gustaría alcanzar y por el que vas a trabajar día a día. Entre tu situación actual y la futura existe una distancia que se va a salvar a lo largo de un tiempo. Por ello, puedes fijarte el tiempo que te gustaría tardar en lograr tus objetivos.

En un plan de mejora personal los objetivos son muy importantes. Lo mejor es que sean pocos para que no te satures y te sientas desbordado. Por otra parte, deben ser concretos, cuantificables y medibles para poder ser realistas. Por supuesto, la evolución también debe de ser gradual, nadie puede pretender pasar de cero a cien en algún ámbito de su vida en cuestión de poco tiempo.

Un plan de mejora personal puede realizarse de una forma autónoma e independiente. Sin embargo, también puedes contar con la ayuda de un coach que te sirva de guía y te oriente en los momentos de dificultad cuando tu motivación cae. En todo proceso de mejora personal, la moticvación es determinante, por ello, tienes que analizar el grado de compromiso que tienes con tu objetivo. Para ello, puedes puntuar de cero a diez tu nivel de sentimiento interior para ver en qué punto te encuentras.

Se trata de no caer en el autoengaño. ¿Cómo recuperar la motivación en un proceso de mejora personal? Siempre recordando la meta, el objetivo deseado. Está claro que si de verdad se trata de un punto muy querido, entonces, no te vas a quedar indiferente.