Las bebidas azucaradas no provocan obesidad
A más de uno le parecerá extraño enterarse de que las bebidas azucaradas no provocan obesidad. Desde siempre muchas personas han completado su dieta con el requisito indispensable de dejar de consumir este tipo de bebidas, algo que ahora se ha descubierto que no tiene importancia alguna.

En la Universidad de Sídney se han encargado de desmontar una teoría que han utilizado muchos Gobiernos para tratar de reducir la obesidad entre la población. Lo han hecho a través de “La paradoja australiana”, un estudio que empezó con la medición del consumo de azúcar en Australia entre los años 1988 y 2003.

En una época en la que todo el mundo estaba preocupado por la salud, el consumo de azúcar cayó en un 23% y el de bebidas con edulcorantes calóricos disminuyó un 16%. ¿Significo eso una disminución del tanto por ciento de obesidad entre la población? No, ¡se triplicó!

¿Consumir bebidas azucaradas no causa obesidad?

El estudio se ha exportado a otros países como Estados Unidos y el Reino Unido con resultados muy similares, así que no se puede decir que sean rarezas de las antípodas. Además, en un estudio anterior llevado a cabo por la Obesity reviews se apuntó hacia la misma dirección. Se midió la influencia del consumo de refrescos azucarados en el peso corporal y no se pudo demostrar que a menor consumo menor peso.

¿Quién tiene la culpa si no es del azúcar?

La ciencia tiene la difícil misión de seguir investigando. Ya se ha podido ver que el azúcar no es el culpable de la obesidad, así que hay que trabajar en otra dirección para dar en el clavo. Es probable que las causas sean igual de complejas que la propia epidemia, así que habrá que tomárselo con calma y seguir disfrutando de las bebidas azucaradas.