Las claves para decir no de un modo asertivo
La asertividad es una forma de comunicación que potencia la amabilidad en el trato. Existe un punto que puede ser foco de conflicto interno para una persona: decir no a la petición de un amigo o familiar. El primer punto para potenciar la asertividad en este ámbito parte de reconocer que las necesidades personales de cada uno no siempre coinciden como en un puzzle. Cada ser humano es diferente.

Respuestas que nacen de la libertad

El ser humano no es una máquina, por tanto, sus decisiones no se basan en el automatismo continuado sino que la respuesta a una iniciativa determinada surge de la libertad. Potencia esta libertad porque es uno de los dones más valiosos. Cuando dices sí y en realidad querías decir no, actúas en contra de tu propio criterio y ello produce cansancio psicológico.

Se potencia el autoconocimiento

A través de la comunicación en su máxima expresión, se potencia el conocimiento mutuo entre dos personas. Cuando te muestras tal y como eres, también abres la puerta de tu interioridad a los demás. Cuando dices no a ciertas aficiones de un modo habitual también estás mostrando cuáles son tus prioridades y preferencias en el día a día.

Las claves para decir no de un modo asertivo

No hacer deducciones de futuro

Un error que conviene evitar es el de no caer en el pensamiento anticipatorio. Existen personas que antes de haber dicho que no a la petición de otra ya han imaginado en su mente todo aquello que puede ocurrir en caso de actuar de ese modo. Es importante vivir al compás de la realidad, potenciar la confianza y la comprensión en las relaciones que son clave en la empatía.

Tú no eres responsable de las reacciones de los demás. Es decir, puede que un amigo se enfade si rechazas una iniciativa determinada. Sin embargo, es algo que no está en tu mano controlar.