Las debilidades del ser humano
La mente del ser humano es la que marcará las fortalezas y las debilidades de cada uno, porque no hay poder más fuerte que pensar para ser capaz o para no serlo. Somos lo que pensamos y lo que sentimos y las debilidades saldrán de nuestra mente, de nuestra forma de ver la vida y de cómo somos capaces (o no) de afrontarla. Por lo tanto la vida es una cuestión de actitud y junto con nuestro carácter se formarán las debilidades y las fortalezas de cada uno, ya que habrá metas que se podrán lograr fácilmente y otras que requieran mucho más trabajo.

Para poder alcanzar las metas en la vida lo primero que se debe hacer es conocer las fortalezas de uno mismo, pero también las debilidades que tenemos para tener en cuenta cuáles son los aspectos que más fallamos y de este modo poder manejar los aspectos que nos debilitan y poder transformarlas en virtudes. Pero ¿cuáles son las debilidades del ser humano? ¿Serías capaz de identificar si hay debilidades en tu persona?

¿Qué son las debilidades?

Cuando hablamos sobre fortalezas estamos hablando sobre la otra cara de las debilidades, es decir, estaríamos haciendo referencia a aquello en que se destaca. No todas las personas destacan en lo mismo y quizá tú destaques en algo que otra persona no y a la inversa. Por ejemplo puedes destacar en trabajo en equipo, relacionarte con los demás, en algún deporte, en la cocina, etc.

Pero por otra parte, cuando hablamos sobre las debilidades hacemos referencias a aquellos aspectos en los que fallamos y en los que no destacamos. Por ejemplo una debilidad puede ser la puntualidad (siendo impuntual de normal), la memoria (siendo olvidadizo), la responsabilidad (mostrando actitudes irresponsables), entre otras muchas debilidades que cada uno debe saber cuáles son las que tiene para poder hacer un trabajo de identificación y mejorar estas debilidades, sobre todo si en la vida diaria significan un problema.

Las debilidades del ser humano
El listado de debilidades puede ser muy variado y cambiar mucho de una persona a otra porque igual que una persona puede ser muy puntual pero olvidadiza o temerosa, otra puede ser una persona que se obsesiona con todo y es controladora pero después es muy responsable en sus quehaceres diarios. Cada uno es un mundo y es trabajo de uno mismo conocerse.

Conócete a ti mismo

Para poder conocer las debilidades que tienes deberás hacer un trabajo de autoconocimiento y conocerte mejor a ti mismo que a los demás. De este modo podrás tener claro qué aspecto quieres mejorar y olvidarte del “yo soy así” o del “no puedo hacerlo”.

Las fortalezas nos ayudan a tener mayor confianza en nosotros mismos, pero nuestras debilidades deben verse como una oportunidad de mejora y de cambio. ¿Te atreves a encontrar cuáles son tus debilidades y apuntarlas en un papel para poder pensar sobre ellas? Puedes preguntar a tus seres queridos que te digan cuáles son las debilidades que ven en ti para que con esta información puedas reflexionar sobre ello.