Las ilusiones pueden hundirte
La ilusión en la vida es muy importante puesto que soñar despierto, es una forma de liberar energía negativa, un refugio en el que poder evadirte de toda esa carga negativa que arrastras sobre la espalda. Sin embargo, como bien explicaron los filósofos griegos, como Platón y Aristóteles, la virtud se encuentra en ese difícil término medio que sólo tú conoces.

Las ilusiones pueden alejarte de la realidad hasta el punto de que desperdicies tu vida real por caer en la trampa de aquello que en realidad, no existe. Las personas soñadoras al extremo, quienes tienen una fantasía muy desarrollada o también, quienes ejercen profesiones artísticas vinculadas con la fantasía, tienen que poner un especial hincapié a la hora de tener los pies en el suelo para pisar tierra firme y disfrutar del aquí y el ahora tal y como es.

El amor platónico

Las ilusiones pueden hundirte. Un caso gráfico es el amor platónico: existen personas que viven aferradas a amores platónicos que nunca se van a hacer realidad. Han hecho tan propia esa vivencia que a pesar de que no tienen nada en común, con esa persona que idealizan, en realidad, se comportan como si ya formara parte de su vida.

Tener expectativas poco realistas

Detrás de muchas frustraciones, problemas de baja autoestima, y sensación de fracaso existe una realidad: haber tenido expectativas poco realistas respecto de una situación concreta. Es decir, las personas se equivocaron en el origen al marcarse un objetivo que en ese momento, estaba fuera de su horizonte de acción.

Las ilusiones pueden hundirte

Las falsas ilusiones

Las falsas ilusiones, como indica su propio término, son un espejismo, una situación fugaz que alimenta el corazón: un minuto de placer y de esperanza a cambio de muchas horas de dolor, angustia y sufrimiento.

De ilusión también se vive, es verdad, pero también se puede tener el corazón desgarrado por haber dado demasiada realidad mental a un tema que no se ha concretado en la vida real.