Las leyes del cariño humano
El cariño humano es vital en tanto que las relaciones personales alimentan la autoestima de una persona y su mundo interno. Cuidar el cariño y potenciarlo no siempre resulta sencillo si tenemos en cuenta las situaciones en las que dos personas se distancian sin retorno.

Cómo alimentar el cariño

Para alimentar el cariño muestra interés y atención hacia otra persona. El coaching está potenciando cada vez más el sentido de lo que significa estar presente de verdad. Implica a la otra persona en tu vida porque si tú no le haces espacio, por mucho que ponga de su parte, nunca podrá traspasar una barrera.

Sé auténtico y no te preocupes tanto de cuidar las formas. Mantén el contacto de una forma regular con la otra persona. Especialmente, al principio de las relaciones es cuando hay que ser más consciente de este punto ya que llega un momento, en el que las relaciones empiezan a fluir mucho más cuando de verdad existe una confianza plena entre dos personas.

Las leyes del cariño humano

¿Qué mata el cariño?

El cariño puede morir antes de lo esperado. Así sucede cuando haces el vacío a otra persona, cuando no les das su sitio, ante la indiferencia… Por supuesto, el cariño también muere de la mano de las faltas de respeto, los conflictos constantes y la falta de tiempo. El tiempo se ha convertido en el gran enemigo de las relaciones personales en el siglo XXI.

Cuando el ser humano convierte el tiempo en una obsesión está actuando desde la ignorancia de creerse eterno. Precisamente porque la vida es limitada es importante recordar que mientras que hay cosas que pueden esperar, las personas no estarán allí siempre.

El cariño muere cuando no consigues hacerle sentir a otra persona que de verdad le valoras y aprecias.