Las mariposas en el estómago no sólo significan amor
Existe un sentimiento universal en el ser humano, el amor. Ese sentimiento que surge de la forma más inesperada en el momento más imprevisible. A veces, el sentimiento surge poco a poco. Sin embargo, también existen casos de amor platónico. Es decir, historias de enamoramiento instantáneo entre dos personas. Uno de los síntomas que siempre se tienen en cuenta a la hora de saber cuándo te has enamorado es el hecho de sentir mariposas revoloteando en el estómago.

Mariposas que evidentemente, son una metáfora de ese nerviosismo especial que surge de la inquietud amorosa que siempre anhela la correspondencia. Sin embargo, no sólo se siente este nerviosismo ante el amor sino también, en otras situaciones. Por ejemplo, ante la espera de un acontecimiento futuro que se desea y se anhela de verdad. Por otra parte, estas mariposas también pueden surgir simplemente, cuando se produce una química extrema entre dos personas que disfrutan mucho estando juntas. Pero dicha química, no se reduce al amor de pareja.

Tal vez, este matiz es positivo ya que de este modo, se puede analizar con mayor profundidad una sensación tan universal como el nerviosismo que se palpa en el estómago. Y es que, las emociones no son una entidad anímica independiente en el ser humano sino que tienen su espacio en el propio cuerpo.

Así sucede también en el desamor, cuando el lenguaje corporal de aquel que sufre muestra la tristeza de caminar con los hombros caídos o mirar hacia el suelo. Sentir mariposas en el estómago resulta agradable porque esta sensación está acompañada de la ilusión que produce un cambio positivo en la vida.