Las palabras bonitas alimentan tu autoestima
La belleza es una cualidad que también afecta al lenguaje. Existen palabras que pueden ser feas, por ejemplo, los insultos. O también, cualquier palabra que va acompañada de gritos. Las personas tenemos un doble diálogo, uno interno y otro externo. Es decir, las palabras que utilizas no sólo afectan a la relación que tienes contigo mismo sino también, al vínculo que tienes con amigos y conocidos.

Tu diálogo con otras personas

Las palabras pueden alejarte o acercarte a los demás. Cuando las personas compartan contigo ilusiones y proyectos, es importante que compartas sus alegrías y no hundas sus ilusiones con comentarios pesimistas. Deja que cada persona viva su camino.

Utiliza la palabra gracias y por favor, con más frecuencia. No es necesario que un amigo te haga un favor para que le des las gracias. Puedes mostrar tu gratitud por el momento que habéis compartido en común, por estar a tu lado o por ser tu amigo.

Refuerza a tus seres queridos en sus puntos positivos, por ello, elogia sus virtudes y sus talentos.

Las palabras bonitas alimentan tu autoestima

Tu diálogo interior

Cambia el juicio negativo por la aceptación y la comprensión de la realidad. El juicio negativo te hace llevar una carga innecesaria, en cambio, la comprensión te ayuda a vivir mejor al poder asumir las cosas tal y como son, y a partir de ahí, iniciar un proceso de cambio.

Cambia cada pensamiento negativo que venga a tu mente por otra idea positiva. Escribe cartas dirigidas a un amigo imaginario en las que cuentes anécdotas agradables y bonitas sobre tu vida. Crea un blog personal centrado en mensajes optimistas.

También puedes escribir un diario personal acompañado por frases de autores célebres. También puedes hacer fotografías de paisajes y acompañar cada imagen de un mensaje positivo.