Las reglas de la buena suerte
La suerte no se tiene sino que se crea. Está en tus manos crear nuevas circunstancias y nuevas posibilidades de acción haciendo cosas diferentes en tu vida. Si cada día sigues pegado a una rutina inamovible no puedes esperar resultados diferentes porque siempre vas a terminar en el mismo punto. La buena suerte se genera a partir de la creatividad y de la actitud. De una forma equivocada muchas personas confunden la suerte con el azar y el destino por lo que adoptan un rol de mera pasividad.

Cómo mejorar tu buena suerte

La suerte no se acaba nunca, en la vida, siempre pasan nuevos trenes y nuevas oportunidades. Solo tienes que estar alerta para abrirte camino y no obsesionarte con algo que puede que sea menos importante de lo que de verdad piensas. Para crear buena suerte en tu vida también es importante que busques las compañías adecuadas.

Cuando compartes la vida con otras personas puedes tener grandes ideas porque el verdadero saber es altruista. El talento se comparte y enriquece a más personas. La historia de la ciencia es un claro ejemplo de cómo el trabajo de algunos nombres iluestres ha servido para mejorar la vida de todo un grupo.

La buena suerte se basa en el trabajo y en el esfuerzo personal de ser cada día una mejor persona porque cuanto más te conoces a ti mismo sabes mejor qué quieres y qué no deseas tener en tu vida.

Las reglas de la buena suerte

Evita la supersticiones

Evita las supersticiones que te hacen sentir inseguro y apuesta por vivir con la conciencia real de que la suerte es algo que está en ti. La suerte no se compra con dinero, ni existe una receta única de la buena suerte porque cada persona tiene su camino. Eres tú quien tienes que dar con esa llave que abre la puerta de tu felicidad.