Lecciones de la vida
En más de una ocasión, la sabiduría no tiene nada que ver con el hecho de tener una carrera o tener un perfecto currículum. Nada más lejos de la realidad, la sabiduría vital es algo mucho más profundo. Se trata de esa cualidad que tienen algunas personas que han sido conscientes de su propio destino y han reflexionado una y mil veces, sobre sus vivencias.

De este modo, cuando hablas con ellas y disfrutas de una conversación te das cuenta de que gracias a su generosidad, puedes extraer lecciones importantes para ti mismo. ¿Qué lecciones te da la vida a lo largo de los años? En primer lugar, que debes quererte a ti mismo para poder sobrevivir incluso, en las circunstancias más adversas. Por ejemplo, ante la pérdida de una madre o de un padre. Por otro lado, la vida te muestra que no todo se puede explicar con la razón y que la existencia humana está bañada de misterios e incertidumbre. Sin embargo, dichos misterios están acompañados de la belleza que potencia el conocimiento y la curiosidad.

La vida se vive en presente. Y lo peor que le puede pasar a un ser humano es llegar al final de su camino y darse cuenta de que no ha vivido al cien por cien cada momento. Por ello, evita dejarte llevar por la ansiedad del futuro, porque lo mejor que hay en tu vida ahora mismo, es este instante. La oportunidad que tienes de realizarte aquí y ahora.

La vida es una obra de arte inacabada de la que tú eres el protagonista único e irrepetible. Sin embargo, la soledad no es una buena compañera de viaje. Por ello, cuantas más personas de valor logres atraer a tu vida, más feliz te sentirás. Para ello, evita dejarte llevar por los prejuicios e intenta dar más de una oportunidad a los otros. El amor es una apuesta en la que para ganar, hay que arriesgar.