Lo que no debes hacer en una discusión
La comunicación humana es una escuela de aprendizaje constante y la propia experiencia personal es el mejor punto de apoyo para hacer balance de la situación. El primer paso es saber qué se puede hacer porque son errores en los que caemos con frecuencia.

Reproches

Es un mal camino iniciar una discusión con reproches ya que lo único que conseguimos de esta forma es que el otro se sienta atacado y se ponga a la defensiva. Es decir, se cierra en el diálogo y marca una barrera.

Es mejor hablar en primera persona explicando cómo nos hemos sentido y qué es lo que nos ha herido.

No saques una lista de conflictos interminable

Evita sacar una lista de conflictos interminable a partir de un hecho presente porque de lo que se trata de es de resolver el conflicto de ahora y no todo lo que ha sucedido hasta el momento. Centra tu atención en ese hecho concreto y no agraves la situación con todo lo pasado porque puede convertirse en una bola que termine aplastando la relación.

Lo que no debes hacer en una discusión

Meter a terceras personas

Tú tienes tu propio criterio, por tanto, no necesitas contar con la opinión de terceras personas que actúen como aliadas y se posicionen en tu lugar. Meter a terceras personas produce indefensión en quien siente que está hablando con alguien que no ha respetado su vida privada y su intimidad.

Eso no significa que en casos puntuales sí sea positivo buscar un mediador. Pero dicho mediador tiene que ser una persona neutral que no se posiciona en favor de una de las partes en concreto sino que intercede de forma óptima entre ambas.

Gritar

Gritar en una conversación te quita toda la autoridad porque el interlocutor deja de escucharte en el mismo momento en el que elevas el tono de voz.