Lo que la i dice de ti
Que cada uno de nosotros tenga una escritura diferente no es algo gratuito o casual, sino que se debe a que, en la letra, también transmitimos nuestra personalidad. El tamaño de las letras, la separación de las líneas o cómo realizamos cada letra refleja cómo somos. Y en pocas letras es esto tan palpable como en la letra i, ya que en ella el punto dice mucho más de ti de lo que podrías imaginar.

Si eres de los que en lugar de un punto dibuja un círculo significa que tienes habilidades artísticas en general, y más concretamente, dotes para el dibujo. Es un rasgo que se ve frecuentemente en artistas (no hay más que ver la firma de Walt Disney), diseñadores y todos aquellos que utilizan el arte como medio de expresión. También es un rasgo que se encuentra entre aquellos que tienen grandes ideales, así como mucha capacidad de ensoñación y de fantasear.

Si por el contrario haces el punto como un tejado, en forma triangular y abierto hacia abajo, indica testarudez y no estar muy abierto a las ideas ajenas. Es un rasgo que solemos encontrar cuando no compartimos las ideas de alguien pero nos vemos obligados a aceptarlas.

Si dibujas el punto de la i al contrario que el anterior, como un triángulo invertido, este rasgo indica que tienes mucha capacidad inventiva y de creación.

Cuando pones primero el punto y después la i, significa que tienes un carácter reservado, y que te gusta estar a solas contigo mismo y tus pensamientos. También denota que eres una persona reflexiva que medita todas las opciones posibles antes de actuar.

Por el contrario, si escribes primero la i y después el punto, esto indica que eres una persona con iniciativa, que piensa con rapidez y actúas movido por tus impulsos.