Lo que no debes decir a un enfermo de depresión
Conocernos a nosotros mismos no siempre es sencillo y todavía resulta más complicado conocer el estado vital de otro ser humano. La depresión sigue siendo la gran desconocida en términos emocionales puesto que el entorno no siempre comprende la tristeza y el dolor del paciente. ¿Qué comentarios pueden herir a una persona deprimida?

Anímate

Cuando una persona tiene depresión, se siente mal de una forma involuntaria. No ha elegido estar así. Cuando relativizas el sufrimiento de una persona con un simple imperativo, estás tratando a esa persona como si estar mal fuese su elección. Una persona con depresión no se anima de forma automática no porque no quiera, sino porque no puede.

Sé fuerte

El mensaje “sé fuerte” está vinculado con la culpa puesto que cuando un enfermo de depresión escucha esta frase puede sentir que está así por ser débil e incapaz para afrontar los diferentes problemas de la vida. Cualquier persona es vulnerable y puede sufrir una depresión a lo largo de su vida, incluso, las más fuertes y seguras de sí mismas.

No es para tanto

El dolor es subjetivo, por tanto, ante el sufrimiento ajeno la mejor respuesta es la de la escucha activa que no está mediada por ruidos mentales, ni por filtros negativos del tipo: “No es para tanto”. Para un enfermo de depresión, su sufrimiento es el mayor del mundo, porque además, el dolor que se experimenta en una situación así es inmenso.

Lo que no debes decir a un enfermo de depresión

El tiempo lo cura todo

La duración temporal de una depresión varía dependiendo de cada paciente pero además, el tiempo por sí mismo no cura nada. No se puede frivolizar ante una depresión pensando que es igual que un catarro cuyos síntomas de alivian en una semana. En algunos casos, el paso del tiempo puede ser un factor en contra. Por ejemplo, cuando el paciente tarda mucho tiempo en pedir ayuda e ir al psicólogo.