Los cinco grandes tesoros de la vida
La vida está llena de valor, por ello, es tan importante tomar conciencia, o lo que es lo mismo, pararte a pensar para no dejarte arrastrar por ella sin saborearla de verdad. La existencia está repleta de tesoros, que por supuesto, también son subjetivos, es decir, cada persona otorga un valor diferente a una misma realidad. Hechos tan cotidianos como un amanecer, no tienen el mismo poder para dos personas. Por ejemplo, quienes tienen un alto poder kinestésico, es decir, que buscan la comodidad, el placer y el confort, prefieren dormir por la mañana antes que madrugar tanto para ver un amanecer. Pero en cambio, las personas con un alto carácter visual, quedan fascinadas ante el embrujo de la salida del sol. ¿Cuáles son los cinco grandes tesoros de la existencia humana?

En primer lugar, la familia puesto que un bebé nace integrado en el seno de un hogar. Sin duda, el padre y la madre son el soporte emocional de un ser humano, incluso, una vez que han fallecido gracias al poder de las raíces.

El tiempo es otro gran tesoro que no puedes desperdiciar si de verdad quieres sacarle el máximo partido a este viaje que está marcado por la incertidumbre y por el misterio.

El amor es otro gran regalo de la vida, puesto que los momentos en los que estás enamorado te sientes realmente bien. Tanto que la vida merece la pena solo por esos instantes en los que tu mente cambia de óptica de una forma radical.

Tu mundo interior es otra gran riqueza que solo te pertenece a ti. De hecho, te invito a cultivar ese mundo interior a través de la lectura y el amor por el saber.

Para finalizar, todos estos tesoros no tendrían ningún sentido sin ese regalo que los envuelve a todos ellos: la vida escrita en letras mayúsculas.