Los cuatro sucedáneos del amor
El amor es un sentimiento universal que cuando es verdadero no tiene ningún otro sentimiento que se le asemeje en perfección. Pero por supuesto, el corazón humano admite variables que aunque se alejan del amor, también muestran una cara menos agradable de esta forma de sentir. ¿Cuáles son los cuatro sucedáneos del amor?

En primer lugar, el deseo de estar acompañado. Existen personas que se han casado, simplemente, porque se supone que eso es lo que toca desde un punto de vista social al llegar a determinada edad. El miedo a la soledad es muy potente en muchas personas que se dejan llevar por el deseo desmedido de compañía. De esta forma, existen personas que están con su pareja solo por no estar solas, aunque en realidad, no estén enamoradas de esa persona.

La dependencia emocional es otro sucedáneo del amor. Una dependencia que muestra la falta de libertad que se produce en algunas parejas que viven un amor tóxico y contaminado, sin que ni siquiera se den cuenta o no hagan nada por remediarlo. Dos personas más allá de ser pareja, son independientes como seres individuales. Y cuanto más rica sea su vida a nivel individual, más lo será también, en el plano del amor.

Otro sucedáneo del amor es la necesidad de aprobación. Recuerda que porque tu pareja piense diferente a ti u opine de un modo distinto respecto a un tema, no significa que te quiera menos. Para finalizar, existe un sucedáneo del amor maduro: el enamoramiento en su etapa inicial. Esa etapa es fantástica pero no lo es cuando el sujeto se convierte en un adicto a esas emociones y enlaza una ruptura tras otra. En el amor no te conformes con menos de lo que mereces, y aspira a algo mejor. Serás más feliz.