Los grandes misterios de la vida
Existen siglos de historia del pensamiento filosófico, sin embargo, también existen grandes misterios que no han sido resueltos de una forma clara. Algunas personas critican en parte, con razón, que cada filósofo dice algo diferente al anterior. Es decir, el pensamiento de Hume tiene poco o nada que ver con el de Descartes, por ejemplo. Tampoco Kant sigue la línea de Epicuro. Pero también es verdad que la variedad del pensamiento filosófico es fiel reflejo de la complejidad que envuelve al ser humano y al universo.

Existen preguntas que no tienen una respuesta clara y definitiva: ¿Existe Dios? La verdad es que más allá de las pruebas racionales que han sido elaboradas para explicar su existencia como “El argumento ontológico de San Anselmo” o “Las cinco vías de Santo Tomás de Aquino”, la realidad es que al final, creer o no creer es una cuestión de fe y no de razones.

Otros misterios que pueden llegar a preocuparte en ciertos momentos de la vida son: ¿Qué existe después de la muerte? ¿El ser humano es un ser trascendente? El misterio de la vida después de la muerte es tan grande que por eso, también, existen varias teorías.

Continuando con el misterio, cabe hacer otra pregunta posible: ¿Existe el alma humana? La verdad es que estos ejemplos de misterios que afectan de forma directa al ser humano tienen un efecto directo a nivel psicológico puesto que al final, debemos aprender a convivir con ellos. Y también, cabe destacar que más allá del progreso humano y de la tecnología, la realidad es que todavía queda mucho camino por recorrer en el camino del saber y existen cuestiones que sólo la filosofía puede abarcar.