Los tres tipos de comunicación
Existen diferentes tipos de comunicación. Sin duda, la asertividad es una meta a alcanzar pero dicha meta, no resulta siempre tan sencilla de llevar a cabo. Existen personas, por ejemplo, que son capaces de tener una comunicación asertiva con la familia y los amigos, sin embargo, no se muestran así en el trabajo donde muchas veces, se callan aquello que piensan. La asertividad implica defender los propios derechos e ideas en base al respeto hacia uno mismo pero sin perjudicar al otro. Por esta razón, la asertividad te aporta fortaleza emocional ya que a través de este tipo de comunicación la persona se muestra tal y como es, y es capaz de decir lo que piensa a pesar de que el entorno piense todo lo contrario.

Existe otro estilo de comunicación y es la comunicación agresiva en donde aquel que se comunica ejerce violencia verbal a través de la palabra. La comunicación agresiva se nota incluso en el tono de voz. Este tipo de comunicación no sólo es posible que se produzca en el ámbito privado sino también, en el trabajo. Existen jefes que confunden la autoridad con el miedo. A nivel emocional, conviene destacar que la comunicación agresiva termina agotando físicamente a aquel que la ejerce porque termina cargando con un lastre de pensamiento negativo.

Para finalizar, existe otro estilo en la comunicación que es la manipulación. Este estilo de comunicación contiene elementos de asertividad pero también, de agresividad. A través de la manipulación se cae en el chantaje emocional de querer que la otra persona se comporte en base a los deseos personales de aquel que quiere convencerle de algo.

Todo ser humano ha ejercido en algún momento los tres tipos de comunicación. Pero lo idea es ir caminando poco a poco hacia una mayor asertividad en la vida.