Maltratador Pit-bul, maltratador cobra
Muchas veces leemos y oímos en los medios de comunicación, cuando una mujer es maltratada o muere víctima de la violencia doméstica, que el maltratador o el autor de la muerte era alguien que nunca había dado ningún problema y que se llevaba bien con los vecinos. Otras veces, por el contrario, escuchamos que el maltratador era un tipo extraño, que no hablaba con nadie y que no se relacionaba. Estas dos descripciones definen muy claramente los dos perfiles psicológicos de maltratador que existen, uno conocido como Pit-Bull y otro como Cobra.

Cobra: Este tipo de maltratador es una persona agresiva con todo el mundo, tanto con su familia como fuera del hogar. Al contrario que ocurre con otros maltratadores, éste no depende emocionalmente de otra persona, pero sí quiere que su pareja haga siempre lo que él desea, por lo que siempre la está acechando y vigilando para ver si ella le desobedece, momento en que la maltrata.

Suele tener un carácter muy agresivo, y empuña con facilidad armas blancas o cualquier otro objeto que pueda ser utilizado como arma. Esta agresividad viene dada porque el sujeto se relaja cuando da rienda suelta a su ira, ya que no sabe gestionarla de otro modo. Son personas que reaccionan muy violentamente ante cualquier discusión. Suele abusar de las drogas o del alcohol.

Pit-bull: Al contrario que el cobra, sólo es violento con las personas a las que ama, por lo que suele ser normal que fuera del grupo familiar, que le teme, sea considerado como buena persona o como un gran amigo.

Depende emocionalmente de su pareja porque tiene miedo de que lo abandone, por lo que es muy celoso y suele privarla de su independencia, enfadándose violentamente si ésta intenta hacer algo que se escape de su control.

Suele ser muy agresivo, y también reacciona violentamente ante una discusión, sobre todo si es con su pareja.