Mensaje de esperanza: la vida es bella
¿Quién no recuerda el título de esa increíble película italiana? Sin embargo, ese título refleja a la perfección un mensaje de filosofía positiva que debes repetirte a ti mismo como un eco cada mañana para empezar el día con energía y también, en los momentos de dificultad en los que sientes que todo se viene abajo. A veces, damos un orden de prioridades equivocado a las cosas importantes de nuestra vida.

Tal vez estás ahogado por las preocupaciones de la falta de empleo, quizá sufres por un desamor que te ha dejado un profundo dolor, a lo mejor fuiste víctima de la decepción de un amigo, puede que te culpes por haber actuado de forma incorrecta con otra persona… Cuando relativizas las situaciones de máxima angustia para entender que la salud es el primer motor de la felicidad, entonces, te permites el placer de disfrutar incluso con las cosas más pequeñas. Sencillamente, porque tienes la suerte de estar bien. La vida es bella. Sólo tienes que pararte a observar por un instante como el mejor de los filósofos, la perfección del universo que te rodea y también, la perfección del propio organismo del ser humano.

La contemplación de la belleza es subjetiva, es decir, tú mismo debes potenciar el pensamiento positivo para ser capaz de apreciar todas esas aquellas cosas que a veces, no vemos en medio de la rutina cotidiana. Incluso, a veces, no vemos a personas que merecen la pena y que están ahí. Lo importante es que te des cuenta a tiempo, rectifiques y muestres interés por el otro. Nadie hace nuevos amigos desde la indiferencia.

Por tanto, en la vida, el ser humano también aprende a base de ensayo y error. Es decir, puede que en algún momento te des cuenta de que perdiste el tiempo con la persona equivocada. Pero no te frustres porque algo bueno habrás aprendido de eso. Disfruta del placer de la música, del perfecto aroma de las flores, siente el placer de vivir desde la libertad de tus sentidos.