Mentalmapping: una ayuda para resolver tus problemas
¿Cuántas veces te ha ocurrido que no dejas de darle vueltas a un problema sin encontrar la solución? Lo piensas, lo piensas y lo vuelves a pensar, haces listas de pros y contras, preguntas a los demás, pero, al final, sigues sin resolver el problema.

Esta técnica fue desarrollada por Tony Buzan, y su principal ventaja es que, al realizarlo, utilizamos los dos hemisferios cerebrales, tanto el lógico (el izquierdo) como el creativo (el derecho), con lo cual nos será más fácil encontrar una solución.

Hacer un mapa mental es muy sencillo, pero debes cambiar un poco tus costumbres al escribir. Comienza poniendo la hoja en posición horizontal y en el centro escribe cuál es el problema que te preocupa. También puedes dibujarlo o plasmar una imagen que lo interprete, eso depende de lo que más te sirva a ti.

Según te acostumbres a utilizarlo, aumentarás tu creatividad y con ello la efectividad de este instrumento.

A continuación, alrededor de la idea central, ve escribiendo las ideas que te sugiere el problema, las posibles soluciones del mismo. Une cada ida con una línea a la idea central. No uses una regla, sino la mano. No importa cómo quede de bonito, sino que sea efectivo. Después, alrededor de cada solución, escribe las ideas que te sugiera cada idea, también uniéndolas con líneas a la solución central.

Procura escribir las ideas en pocas palabras y utiliza un color distinto para cada grupo de ideas. Agrega todo lo que quieras: palabras, imágenes… cuanta mayor sea la representación más efectivo será el mapa.

Al escribir las ideas en el papel dejamos de darles vueltas, y mientras lo realizamos, nuestro cerebro va generando soluciones, por lo que cuando lo terminemos o lo releamos, habitualmente encontraremos la solución.