Mide tu grado de felicidad
Hablar de la felicidad en términos generales puede resultar de lo más abstracto, por tanto, merece la pena aprender a concretar todavía más el autoconocimiento asumiendo que las emociones se pueden medir en función de diferentes grados. Es decir, que el grado de satisfacción con la propia vida y con el presente puede ser mayor o menor. Por ello, para poder seguir en una evolución constante dentro de la superación personal hoy te propongo que analices un poco más, como diría Heidegger, cuál es tu situación en el mundo, es decir, en el aquí y en el ahora.

Para ello, debes pensar en diferentes dimensiones de la vida que son muy importantes: amor, amistad, trabajo, sueños, tiempo libre… Si existen otras áreas que también son muy importantes para ti, entonces, también, no dudes en añadirlas a la lista. Después, dedica un tiempo a pensar cuál es tu nivel de plenitud en cada uno de estos apartados, para ello, da una puntuación que puede ir del 1 al 10. Sé sincero contigo mismo, es decir, no te engañes ya que ese es el único modo de poder avanzar.

Descubrirás que hay áreas de tu vida con las que te sientes muy bien y otras en las que tienes un mayor nivel de insatisfacción. Pues bien, es precisamente en esos campos en los que debes incidir con fuerza para poder mejorar y ser un poco más feliz. Si por ejemplo, estás en un momento en el que no te sientes bien en relación con la amistad entonces, para poder poner remedio a esta situación debes pensar en posibles objetivos a cumplir en un plazo de sies meses.

Por ejemplo, hacer cursos para conocer gente nueva, tomar la iniciativa a la hora de retomar el contacto con viejos amigos, hacer planes en soledad para mejorar la calidad del tiempo de ocio sin depender de los demás.