Miedo a la muerte
El miedo a la muerte o tanatofobia es universal. Quien más y quien menos tiene miedo a un momento en el que no sabemos lo que ocurre después. Algunas personas tienen miedo a estar muertos, mientras que otras lo que temen es el hecho de morir en sí.

La mayoría de los seres humanos podemos convivir con este miedo porque no pensamos en la muerte, la obviamos como un hecho que tendrá que llegar dentro de mucho, mucho tiempo. Sin embargo, existen personas para las que este miedo supone una fuente de angustia, hasta el punto de que puede interferir en su vida cotidiana.

Una de las causas principales de este miedo es el miedo a lo desconocido.

Aunque tenemos muchas descripciones de lo que ocurre cuando morimos debido a las personas que han tenido una experiencia cercana a la muerte, la muerte sigue siendo un misterio, algo que no conocemos y de lo que no sabemos nada con exactitud excepto que significa el fin de la vida.

También está relacionado con el miedo a perder el control, por ello es un miedo muy intenso en aquellas personas que necesitan tenerlo todo controlado en cada momento. Por ello es persistente la preocupación por la salud, por su estado físico, la realización de chequeos, etc., intentando tener así controlado este hecho. Por ello en las personas con tanatofobia es muy habitual encontrar trastornos como el desorden obsesivo compulsivo o la hipocondría.

Finalmente muchas personas no tienen tanto miedo a la muerte como miedo a sufrir durante el proceso. Tienen miedo de sufrir dolor o de padecer una enfermedad terrible.

Si el miedo a la muerte es muy persistente, es conveniente hablar con un profesional, ya que puede ser un síntoma de depresión. Por otra parte, hacer una terapia permite a quien lo sufre rebajar el nivel de ansiedad debido a este miedo mediante diferentes terapias.