Mitos sobre la psicoterapia
Muchas personas dudan si someterse a psicoterapia debido a los grandes mitos que corren sobre ella. Ideas como que sólo sirve para aquellos que padecen una enfermedad mental o que los psiquiatras recetan montones de pastillas a los pacientes hacen que muchas personas se lo piensen antes de entrar en la consulta de un psicólogo o un psiquiatra. Algunos de los mitos más habituales son:

– La psicoterapia es para personas con verdaderos trastornos: Todos tenemos áreas en nuestra vida que no sabemos solucionar o conflictos a los que no logramos hacer frente. La psicoterapia nos va a proporcionar las herramientas necesarias para lograrlo, sin necesidad de que estemos “locos” para ello. Hoy el objetivo primero de la psicología es ayudarnos a sentirnos plenos y felices, no sólo curarnos.

– La psicoterapia crea dependencia: Muchas personas creen que el psiquiatra o psicólogo les va a decir, durante la terapia, lo que tienen que hacer o las decisiones que han de tomar, por lo que terminan por no poder gobernar su propia vida.

Sin embargo nada dista más del papel del terapeuta, cuya finalidad es iluminar los puntos oscuros de nuestra personalidad, para ayudarnos a realizar los cambios necesarios en nosotros mismos.

– La terapia es eterna: En el comienzo de psicoanálisis, la terapia sí tendía a ser larga. Hoy en día, por el contrario, existen terapias que proporcionan resultados en periodos cortos de tiempo, siempre que el paciente acepte el compromiso personal que supone someterse a este tratamiento.

– Hablar con un amigo es más eficaz que la psicoterapia: Contar nuestros problemas a nuestros amigos o familiares nos puede ayudar en muchas ocasiones a solucionar nuestros problemas. Sin embargo, a veces es necesaria la ayuda de un profesional que actúe de forma objetiva y si estar emocionalmente ligado a nosotros.