Mitos sobre las recaídas del tabaco
A veces ocurre, intentas dejar de fumar, pones todo tu empeño en hacerlo, tu fuerza de voluntad comienza muy bien, pero un día y casi sin darte cuenta, has recaído. Esto es una realidad y perfectamente puede pasar. Y es que en ocasiones parece necesaria esta recaída para darse cuenta del error y qué se debe hacer para no hacerlo. Es muy importante dejarse guiar por el profesional de la salud que trata el caso, porque aunque te sientas fuerte y creas que ya está todo solucionado hay que acabar el tratamiento siempre.

Si sigues las indicaciones de tu médico o terapeuta y haces caso a tu fuerza de voluntad, podrás ser un ex fumador siempre, es por eso que no debes “darte de alta” a ti mismo porque te sientas mejor y sólo cuándo el profesional que te atiende así lo considere oportuno. E incluso en el momento que te hayan dado de alta no debes perder el contacto por completo del grupo de apoyo ya que es esencial para los posibles momentos de angustia. A continuación te explicaré algunos mitos sobre las recaídas para que lo tengas en cuenta en tu proceso para llegar a ser ex fumador.

Es fracasar

Recaer no es un fracaso ni significa que tú seas un fracasado, sólo se trata de un error. ¿Y sabes qué digo yo de los errores siempre? Que de ellos se aprende y así podrás aprender a evitarlo de nuevo tomando conciencia de qué es lo que falló.

Mitos sobre las recaídas del tabaco

Es no tener motivación

Recaer puede ocurrir en cualquier adicción incluso en aquellas personas que se sienten muy motivadas a dejarlo. Que hayas iniciado el proceso no significa que lo hayas conseguido, necesitas seguir luchando para conseguirlo.

Es inevitable

En las recaídas pueden haber señales de aviso que te hagan ver oportunidades para evitar que ocurra el volver a fumar. Tú eres quien debe controlar las situaciones y no exponerte a situaciones que te hagan ser vulnerable.

Por una vez no pasa nada

Que recaigas una vez no significa que el tratamiento entero se vea perjudicado pero es muy desaconsejable que ocurra ya que puedes volver a la adicción casi sin darte cuenta.