Cómo motivarte para conseguir objetivos difíciles
Las metas grandes suponen un reto personal ante el que debes ser constante para no tirar la toalla ante la menor dificultad. Las metas sencillas son el mejor entrenamiento para lograr tus objetivos más altos. Es decir, es en la zona de confort de decisiones cotidianas donde también entrenas habilidades muy necesarias en otro tipo de proyectos más ambiciosos.

Lo importante cuando tengas una meta alta es que tu ilusión vital no esté depositada, únicamente, en ese punto. Es decir, debes buscar otros alicientes y estímulos externos para buscar la ley de la compensación.

Coaching para alcanzar tus logros personales

Imagina cómo te sientes cuando se viene abajo un proyecto en el que has centrado toda tu vida durante los próximos meses. Es muy posible que te sientas vacío. Sin embargo, si has tenido otras ocupaciones que te han gustado, tienes más posibilidades de que la ilusión se compense a través del efecto de la balanza. A veces, un proyecto te da una satisfacción alta, y en otro momento es otro reto el que te ha marcado.

Para conseguir objetivos complejos también tienes que cuidar especialmente tu lenguaje porque qué es difícil o sencillo es algo que está marcado por la ley de la subjetividad. Intenta observar en tu entorno a personas que con su ejemplo, te inspiran el valor de la superación personal y la fuerza. personas que luchan por aquello en lo que creen. Este tipo de ejemplo cercano es el que más puede ayudarte porque dada la relación de proximidad resulta creíble para ti.

Cómo motivarte para conseguir objetivos difíciles
Echa la vista al pasado para observar cómo te sentiste cuando conseguiste el que ha sido tu objetivo más alto hasta ese momento. El bienestar que has experimentado gracias a ese esfuerzo. Solo por eso, merece la pena volver a tener nuevas experiencias de ese tipo porque el premio que obtienes cuando consigues algo que ha sido importante para ti, es una satisfacción infinita que perdura incluso más allá del momento puntual.

Aprende a emocionarte con aquello que haces, encuentra un sentido más elevado a tus acciones cotidianas, piensa en el valor de la trascendencia que tienes como ser humano en tanto que en cada pisada dejas tu huella en el mundo. Y tus acciones son el mejor reflejo de tu propio universo personal.

Cómo elevar tu motivación

Para motivarte con un proyecto difícil es muy recomendable que hagas partícipes a varias personas de este compromiso de futuro. Tu nivel de motivación aumenta cuando otras personas se convierten en cómplices y confidentes de tu propia historia.

Cómo motivarte para conseguir objetivos difíciles
Tienes que estar preparado para que lleguen momentos de desmotivación pero estando mentalmente programado para seguir adelante a pesar de todo. Las crisis se superan viviéndolas. Por el contrario, si cada vez que algo ya no es como tú esperas tiras la toalla, no entrenas el recurso de la superación.

Para motivarte a ti mismo en estas situaciones recuerda que la compensación no solo está en el premio, sino también, en todos los detalles de un camino previo lleno de aprendizaje.