Motivos para dejar de esperar en el amor
Existen personas que se colocan en el rol de espera en el amor, es decir, quedan a la expectativa de que la otra persona cambie de opinión. La vida también es tiempo y todos esos días que quedamos a merced de la voluntad ajena, podría contabilizarse como tiempo perdido que hemos desaprovechado al seguir enganchados a un objetivo. La realidad es muy amplia, y la vida también lo es, por tanto, si alguien no siente lo mismo que tú asúmelo cuanto antes, pasa página y avanza. Puede que con el tiempo te rías de cómo pudiste estar tan ciego por esa persona que hoy te parece maravillosa o que en el futuro conozcas un amor mucho más profundo.

Deja de esperar

Deja esperar por respeto a ti mismo, es decir, por amor hacia ti. Valórate como mereces porque además, tampoco la otra persona te ha pedido que le esperes. Por tanto, piensa que la vida es un camino en el que tienes que avanzar y afrontar los acontecimientos tal y como vienen.

Cambia el sentimiento de fracaso por la satisfacción de haberlo intentado. Cuando tú eres consciente de que has puesto todo de tu parte para que las cosas salgan bien con la otra persona, entonces, la decepción también duele menos. No puedes exigirte más a ti.

Mientras quedas a la espera de ese amor, te estás perdiendo cosas maravillosas. No se trata de no esperar nunca a alguien, sino de no quedar eternamente a la espera. En el momento en que sientes que te has quedado estancado o que el sentimiento se ha vuelto enfermizo porque te hace sufrir, entonces, tienes que dar carpetazo a ese tema.

Motivos para dejar de esperar en el amor

Un gran amor te espera

Un gran amor te espera: el que deberías darte a ti mismo. Cuando quedas eternamente a la espera de otra persona, te infravaloras tanto que pierdes de visa tu verdadero valor. Te mereces mucho más que ser un actor secundario en tu propia vida: a partir de hoy, asume el papel protagonista en la trama de tu vida. Si alguien te quiere, vendrá a buscarte.