Motivos para tomar la iniciativa en la vida
Es posible tomar la iniciativa en cualquier ámbito de la vida: en el trabajo, en la amistad, en el tiempo de ocio, en el amor y en la familia. Puede suceder que la persona no tenga una actitud uniforme en todos los ámbitos. Por ejemplo, un trabajador puede ser muy seguro en su profesión y mostrarse más inseguro en el ámbito de la amistad.

Para incrementar el crecimiento personal también es positivo identificar las áreas de mejora con el objetivo de poder elaborar un plan de acción definido por objetivos específicos. ¿Cuál es el principal motivo que debe impulsarte a tomar la iniciativa?

Ocupar el papel protagonista

Que ninguna otra persona puede ocupar tu papel de protagonista de tu vida. Por tanto, si actúas como un actor de reparto, estás asumiendo un rol que no te corresponde.

Uno de los pesos más pesados con los que carga el ser humano es la duda. Así sucede cuando, más allá del paso del tiempo, una persona se cuestiona qué hubiese pasado en el caso de actuar de un modo distinto. Otro motivo importante para tomar la iniciativa es resolver tu duda, saber qué ocurre si das el primer paso e incluso, si perseveras con un plan B. Es más fácil pasar página cuando tú has puesto todo de tu parte al ser coherente con tus propósitos.

Motivos para tomar la iniciativa en la vida

Luchar por nuevos deseos

Los deseos se renuevan de una forma constante en el corazón humano. Tras haber logrado una meta, surge la satisfacción por el propósito realizado. Pero tarde o temprano, nace una nueva ilusión. Y esta sucesión de anhelos también es un motor para tomar la iniciativa y seguir avanzando porque estos deseos empujan tu voluntad con la inercia de un imán.

El tiempo de la vida es limitado. La economía del tiempo es una invitación para tomar la iniciativa en la búsqueda de la felicidad y lo que es más importante, para ser tú mismo en cada paso que das.