Motivos por los que es tan difícil perdonar
En cierto modo, a veces, el perdón parece un acto que va más allá de lo humano, sencillamente, porque la capacidad de la persona de olvidar el pasado se frustra en medio del dolor que pudo producir determinado acto. Tal vez se ve de una forma clara en los casos extremos. Un niño que durante años fue víctima del acoso escolar, seguramente, tendrá grandes dificultades para poder mirar a los ojos a aquellos que le hicieron daño y nunca se planteraá la posibilidad de darles una segunda oportunidad.

Del mismo modo, aunque algunas parejas se dan una segunda oportunidad tras una infidelidad, la realidad es que no todo es tan bonito y por ello, muchas veces siempre queda la sombra de la desconfianza flotando en el aire. Pues bien, el dolor es una de las razones por las que es tan difícil olvidar y es que, la huella del sufrimiento es mucho más vigente en el alma humana que la alegría. Es decir, tenemos la capacidad de vivir con más intensidad lo malo que lo bueno, al menos, a largo plazo.

Otra de las razones por las que es difícil olvidar el pasado es precisamente por eso. Porque nunca podemos borrar de la mente hechos que forman parte de nuestra vida gracias a la capacidad de recordar el ayer. Por ello, tal vez en algún momento sentiste que habías perdonado un hecho determinado, sin embargo, en momentos puntuales de tu vida puede que algo te haya hecho recordar el rencor.

Resulta más difícil perdonar en función de la gravedad del acto y también, dependiendo de en qué modo te afectó a ti determinada acción. Pero también es muy importante el modo en el que reacciona la persona que te hizo daño, si de verdad es capaz de mostrar que se pone en tu lugar, te está ayudando a ti a perdonarle de forma sincera.