Muros que la fuerza de voluntad, no puede superar
La voluntad es una cualidad puramente humana. Una fortaleza que te hace estar por encima de muchos límites, sobreponerte a las dificultades, lograr objetivos y perseverar. Sin embargo, la voluntad como tal, también tiene que darse por vencida ante muros y obstáculos que nunca puede traspasar. Es decir, la sabiduría de la voluntad también reside en aceptar ciertas barreras como un hecho natural.

La barrera más potente es la muerte. Dentro del alma humana existe un deseo de eternidad, sin embargo, la realidad del hombre es bien distinta, tiene fecha de caducidad. Por ello, lo importante es aprovechar el tiempo, vivir el presente, no dejar que los meses pasen como si fuesen nada. Los límites, también pueden ser analizados desde una perspectiva positiva.

Dentro de este contexto, la voluntad tampoco puede luchar contra el paso del tiempo y el envejecimiento. De hecho, a nivel emocional, seguro que en algún momento has tenido el deseo y la sensación de detener el reloj por la felicidad que sientes en ese instante. Sin embargo, este poder es imposible.

Otro muro que la voluntad no puede traspasar es el desamor. Por mucho que tú quieras a una persona y estés enamorado de ella, no está en tu mano influir en los sentimientos del otro para que te corresponda. En realidad, el amor es un sentimiento que surge desde la libertad y se produce entre dos personas de una forma casi misteriosa cuando el sentimiento es verdadero.

La voluntad no puede luchar contra el azar o la suerte. Tampoco contra tantos elementos imprevisibles en la rutina diaria. La vida no es controlable al cien por cien y esta falta de control, en ocasiones, causa dolor. La voluntad tampoco puede luchar contra muchos factores externos, como por ejemplo, los fenómenos naturales. En definitiva, existen muchos factores que trascienden la voluntad humana.