Musicoterapia, la música que cura
La música tiene gran influencia en nuestras vidas. Todos hemos experimentado la sensación de sentirnos contentos e incluso pletóricos cuando escuchamos una pieza animada y llena de energía, o caer en un estado melancólico e incluso llorar si oímos una pieza o canción muy triste. Teniendo como base estos modelos, los especialistas comenzaron a utilizar música para tratar determinadas dolencias.

La Musicoterapia consiste en utilizar la música y/o los elementos que la componen (sonido, ritmo, melodía y armonía) por un terapeuta para lograr ciertos objetivos terapéuticos tanto en niños, como adultos y personas de la tercera edad aquejados de ciertos trastornos, tanto físicos como emocionales.

También es posible utilizarla en personas sanas para mejorar su bienestar personal, desarrollar la creatividad, mejorar el aprendizaje o manejar el estrés.

La Musicoterapia se conoce desde la antigüedad, aunque fue a partir de los años 40 cuando comenzó a utilizarse como una rama de la medicina que contribuye al equilibro emocional de las personas.

Las dolencias que se tratan con Musicoterapia son:

En niños:
– Dificultades en el aprendizaje

– Problemas de conducta

– Autismo

– Baja autoestima

En adultos:
– Enfermedades degenerativas como el Alzheimer

– Abuso de sustancias.

– Dolores agudos o crónicos.

– Para reducir el estrés y disminuir la ansiedad.

– Para aumentar la creatividad y ayudar a resolver problemas

– Para mejorar su autoestima.

Si quieres probar los beneficios de la Musicoterapia, te proponemos algunas piezas de música:

Para el insomnio:
– Nocturnos de Chopin (op. 9 nº 3; op. 15 nº 22; op. 32 nº 1; op. 62 nº 1)

Para la depresión:
– Música acuática de Haendel

Para la ansiedad:
– La sinfonía Linz, k425 de Mozart

Para el dolor de cabeza:
– Sueño de amor de Franz Listz

Para aumentar tu energía:
– La obertura de Guillermo Tell de Rossini