Nadie puede robarte la libertad interior
Victor Frankl es uno de esos autores de referencia, un legado de sabiduría que todo ser humano debería conocer. Y también leer, al menos, una vez en la vida. Su libro de referencia, conocido por el gran público es El hombre en busca de sentido. Un libro que no te dejará indiferente ante la rebosante dignidad de un hombre lleno de sabiduría vital. El autor que cita con frecuencia a Nietzsche con este mensaje: “Quien tiene un porqué para vivir encontrará casi siempre el cómo”, es un pensador de luz y esperanza.

El autor fue el fundador de la logoterapia, es decir, de la búsqueda de sentido y significado a través de la palabra. Una escuela que en su esencia, está muy vinculada con la corriente del pensamiento positivo tan frecuente hoy en día. Sin embargo, la logoterapia es mucho más profunda en su raíz porque integra la filosofía como núcleo de fondo para elaborar una antropología del ser humano.

Cómo encontrar el sentido de la existencia

Desde mi punto de vista, la logoterapia y el pensamiento positivo conectan en un nexo muy importante: más allá de cuáles sean las circunstancias del ser humano, la actitud interior es vital y más influyente. Como bien explica Victor Frankl en El hombre en busca de sentido, nadie puede robar al ser humano el más profundo de los bienes, la libertad interior. Esa libertad interior que él mantuvo viva durante su experiencia como prisionero en los campos de concentración.

Nadie puede robarte la libertad interior
Victor Frankl es un pensador existencialista. Un pensador que va mucho más allá de las ideas que recibimos hoy en día por parte de algunos libros de autoayuda que nos envían mensajes del tipo: “Eres lo que piensas” o “en lo que crees te convirtes”. La logoterapia va más allá de ello para comprender, de modo lógico, que el sufrimiento forma parte de la vida y que, por tanto, el mejor modo de sobrellevarlo es encontrar un significado interior a ese dolor.

Victor Frankl fue consciente de cómo en el siglo XX los casos de vacío existencial aumentaron de forma notable. Este eminente catedrático de neurología y psiquiatría ya identificó la “neurosis del domingo por la tarde”, es decir, ese malestar que experimentan muchas personas ante la falta de contenido interesante en sus vidas cuando la ausencia de ocupaciones profesionales da paso a una realidad menos agradable.

Y en este caso, el vacío existencial se da la mano con la frustración de la búsqueda de sentido, es decir, con el hecho de no haber encontrado un significado profundo y trascendental a la rutina. A su vez, Victor Frankl, consciente de cómo el ser humano fracasa en algunos casos, en la búsqueda de sentido, por centrar su búsqueda en otros factores concretos. Por ejemplo, la búsqueda de poder o la búsqueda de placer.

Nadie puede robarte la libertad interior

Qué es el sentido de la vida

Conviene puntualizar que Victor Frankl explica que esta búsqueda de sentido no requiere una respuesta general, sino concreta para este momento. Es decir, el sentido también puede variar a lo largo de la vida y de las situaciones. ¿Y qué es el sentido de la vida? En términos de Víctor Frankl, es la misión que estás llamado a cumplir, el cometido concreto que vas a realizar.

En un primer momento, Victor Frankl pensó en publicar su libro de forma anónima, utilizando como identificación su número de prisionero en los campos de concentración. Sin embargo, fue consciente de que en ese caso, el mensaje del libro hubiese sido más impersonal. Te invito a conocer el legado de este gran ser humano gracias a sus libros, que hacen de su pensamiento un diálogo eterno con el presente.