Neuronas espejo, empatía y aprendizaje
Casi todos nosotros hemos tenido la experiencia de, cuando estamos presenciando un espectáculo de ballet, o de música o una competición deportiva sentir el deseo de realizar la misma actividad que estamos contemplando. Este hecho no viene derivado de que haya nacido en nosotros una nueva vocación sino porque, mientras contemplábamos el espectáculo se han activado una serie de neuronas especiales, las neuronas espejo.

Estas neuronas, como su nombre indica, son un tipo de células cerebrales que tienen como misión reflejar la actividad que estamos viendo. Son las que hacen que cuando una persona bosteza nosotros también lo hagamos o que cuando una persona cercana a nosotros realice un gesto determinado, nos encontremos imitando dicho gesto sin saber bien por que, sobre todo si sentimos simpatía por esa persona.

Aunque puede no parecerlo, la importancia de estas células es muy grande, ya que son las que nos permiten desarrollar habilidades sociales, tales como la empatía, es decir, la capacidad de poder saber lo que siente el otro, así como la evolución del lenguaje en los seres humanos. También forman parte muy importante del proceso de aprendizaje ya que para nosotros, como para la mayoría de los mamíferos, la imitación es una herramienta muy importante a la hora de ir adquiriendo habilidades.

Por otra parte, es destacable el hecho de que estas neuronas se encuentran en la corteza frontal inferior del cerebro, muy cercanas a la zona donde reside el lenguaje, lo que ha permitido a los expertos pensar sobre cómo nació y evolucionó el lenguaje a partir de la imitación de gestos y sonidos.

Los científicos también afirman que las estas células están involucradas en el proceso de adivinar las intenciones y los objetivos de otras personas, con lo que también estarían relacionadas con procedimientos intuitivos y deductivos.