No salir de casa ayuda a descansar mentalmente
En una sociedad de ocupaciones y prisas, algo tan básico como estar en casa parece poco frecuente incluso durante el fin de semana. Sin embargo, estar en casa puede ser toda una terapia de recuperación emocional cuando por alguna razón, te sientes en un momento en el que estás poco receptivo hacia los planes sociales. Estar en casa no significa llevar esta idea al extremo de no pisar la calle, sino que esta tranquilidad combina con un estilo de vida pausado en el que priorizas la comodidad de hacer las gestiones y recados en tu barrio.

Estar en casa es como una forma de poner en pausa todo aquello que realmente puede esperar, para recuperar fuerzas. Por la sencilla razón de que tu casa es un espacio que te nutre mentalmente, un lugar personal en el que experimentamos la verdadera libertad. Al menos, este es el ideal de un hogar feliz.

Llenar el hogar de vida

La filosofía del ocio en casa ha dado lugar a una corriente que se conoce con el nombre de nesting. Pero en realidad, más allá del lenguaje, lo saludable de estar en casa conecta con la propia naturaleza humana. Ya que no solo necesitamos descansar del trabajo, sino también, de las propias relaciones personales. Pero por encima de todo eso, esta filosofía también conecta con la importancia de convertir la casa en un lugar vivido en mayúsculas. Un espacio en el que ocurren cosas y no, simplemente, un lugar de paso.

No salir de casa ayuda a descansar mentalmente
Cuando aprendes a conocerte a ti mismo, sabes cuál es ese estado de ánimo que te indica que donde más te apatece estar es en tu casa. Y entonces, no pasa nada por posponer planes para otro momento.

Los beneficios del descanso en casa son muy importantes. Es una forma de protegerte mentalmente de aquello que te duele, previene el estrés y la ansiedad, encuentras espacio para experimentar la comodidad en todos los sentidos, y disfrutas de planes sencillos pero gratificantes como la lectura o el cine en televisión.

Tal vez te haya ocurrido algo para lo que tienes que tomarte tu tiempo. Y estar en casa, algo que no debe confundirse con no hacer nada, puede ser una forma de vivenciar ese proceso para prepararte mentalmente para un objetivo.

No salir de casa ayuda a descansar mentalmente

Dar rienda suelta a la pereza

La casa gana además protagonismo en una sociedad en la que cada vez podemos hacer más gestiones desde nuestro domicilio gracias a las nuevas tecnologías. Hoy en día, es posible incluso trabajar desde casa. Sin embargo, en ese caso, lo que de verdad ayuda a descansar mentalmente es hacer actividades al aire libre, de lo contrario, la casa se convierte en un espacio reduccionista.

¿Por qué estar en casa ayuda a descansar? Porque este contexto es ideal para dar rienda suelta a la pereza de no hacer nada o de no vivir condicionado por una agenda llena de tareas. La verdadera terapia reside en vivir el día de descanso o el fin de semana, con una improvisación constante o incluso, con el placer de una siesta interminable.

El placer de estar en casa también es algo que se potencia todavía más dependiendo del tiempo, por ejemplo, apetece más en los días de lluvia y en invierno. Sin embargo, lo que de verdad puede marcar la pauta de esta inercia es tu estado de ánimo.

Y si buscas un libro perfecto para esos días de lectura en el sofá, el libro Querido Noah escrito por la periodista Conchín Fernández cuenta una historia real de una periodista que trabajó como cooperante en África y se enamoró allí. Una de esas historias que cuando las lees, tienes la sensación de que en algún momento, alguien la llevará a la gran pantalla porque parece realmente cinematográfica.