No te dejes manipular
Eres una persona valiosa, con inteligencia y voluntad. Es decir, tienes un criterio propio. Un criterio sobre las cosas que debes expresar con libertad en cualquier contexto. En la medida en que tú te sientes fuerte y firme, también descubres que los demás, te respetan y te valoran mucho más. Sin duda, dicho objetivo se alcanza a través de la acción en los pasos más pequeños. Por ejemplo, en una reunión de trabajo, anímate a dar tu punto de vista sobre el tema tratado. Del mismo modo, al ir a una conferencia, puedes animarte a hacer una pregunta al ponente y superar la timidez. Cuando quedes con un amigo para ir al cine, dile qué película te gustaría ver.

Sin duda, existen personas que tienen una personalidad más frágil y pueden ser manipuladas por otras que en apariencia son más fuertes. Nunca alguien que manipula es fuerte en realidad, de hecho, se comporta de ese modo, por pura debilidad interior. Necesita sentirse poderoso ante otras personas para poder sentirse válido. La manipulación existe en forma de chantaje emocional. De hecho, puede darse en una relación de pareja.

En ese caso, es fundamental apostar por el diálogo para darle la oportunidad a la otra persona de que cambie de actitud. También puede producirse en una relación entre dos amigos. Así sucede, por ejemplo, cuando te sientes utilizado por alguien. En ese caso, ten claro que no se trata de una amistad verdadera. Por otra parte, los padres también deben ser firmes para no ceder ante el chantaje emocional de los niños.

Una cosa es ceder, y otra muy diferente, dejarte manipular. Alguien que cede, lo hace libremente, sin embargo, alguien que se siente manipulado, experimenta presión externa. Por ello, debes ser fuerte y quererte a ti mismo siempre. No dejes que nadie pise tu dignidad.