No te infravalores
Existen personas que arrastran grandes conflictos interiores, no son conscientes de su verdadero valor. Esta situación es fuente de grandes sufrimientos en el plano laboral pero también, en lo personal. Por ejemplo, alguien que no es consciente de todas sus posibilidades, puede sufrir en el trabajo al creer que no es lo suficiente valioso.

Existen personas que cuando realizan una labor de una forma voluntaria se sienten bien y muy capaces porque no reciben una compensación económica a cambio. Es decir, nadie puede exigirles por haberse equivocado. En cambio, cuando ganan un sueldo comienza la tortura de los problemas de baja autoestima y de la presión de creer que nada es suficiente. ¿Qué causas existen para que alguien se infravalore?

En primer lugar, esta situación dramática puede arrastrarse desde la infancia, es decir, está influida por el modo de educación y por la formación recibida en casa. En este sentido, es indispensable que los padres eviten hacer comparaciones entre sus hijos y respeten el camino que cada uno haya tomado. Todavía se siguen haciendo asociaciones equivocadas, como por ejemplo, el hecho de que alguien es más inteligente por haber ido a la universidad que una persona que decidió no estudiar.

Una experiencia laboral traumática también puede producir sentimiento de falta de valor. Especialmente, en el caso de que esta situación se haya producido en los inicios de la carrera laboral. De forma curiosa, muchas personas de éxito se encontraron en algún momento con alguien que les cuestionó. En este sentido, conviene tomar este obstáculo como un medio para motivarte a ti mismo para mostrar quién eres.

Haber vivido una situación de pareja negativa, en la que el otro siempre te está corrigiendo por todo lo que haces como si fueras un niño, puede llevarte a creer que todavía no has dado el paso a la madurez de la fase adulta. En ese caso, corta ese vínculo tóxico para respetarte a ti mismo.