Nomofobia, pánico a estar sin el móvil
Sales de casa o del trabajo y, cuando estás en camino, te das cuenta de que te has olvidado el móvil. Te planteas si volver a por él, pero ya estás muy cerca de tu destino y te supondría mucho tiempo, así que te intentas olvidar del móvil pensando que ya lo recuperarás al día siguiente y podrás escuchar los mensajes y devolver las llamadas. A los pocos minutos sientes que te invade una ansiedad que crece poco a poco.

Cada vez te resulta más imposible concentrarte en la conducción o en el libro que estás leyendo en el transporte público y no dejas de pensar en las conversaciones de chat, llamadas y mensajes que te pueden estar dejando en el móvil y que no puedes ver en el momento. La ansiedad auemnta y sientes que te cuesta respirar, hasta que te das media vuelta porque no soportas no tener el móvil en tu poder. Si esto te resulta familiar, entonces padeces nomofobia, el miedo a salir de casa sin el móvil.

El nombre de nomofobia viene de la abreviatura de las palabras inglesas “no-mobile-phone phobia”, es decir, fobia a no tener teléfono móvil. La existencia efectiva de esta fobia ligada a las nuevas tecnologías ha derivado de un estudio encargado por el Servio Postal de Gran Bretaña del cual se desprende que más del 50% de los usuarios de teléfono móvil encuestados se pone nervioso cuando no puede usar el móvil debido a la imposibilidad de contactar con sus familiares y amigos.

Hasta cierto punto es normal sentirnos nerviosos en esta situación, porque nos hemos acostumbrado a la inmediatez en la comunicación que nos proporciona el teléfono móvil. El problema es cuando notamos síntomas como ansiedad o falta de aire, a los que pueden acompañar otros como agresividad o inestabilidad cuando esta situación se prolonga en el tiempo.