Normas para fortalecer la voluntad frente a la tentación
La tentación no sólo puede enmarcarse en el contexto del amor. Existen otras muchas debilidades humanas a las que la voluntad hace frente a lo largo del día: la pereza es una de ellas. De hecho, la pereza y la falta de motivación son las culpables de que te des por vencido ante muchos de los objetivos que te has marcado. ¿Cómo fortalecer la voluntad frente a una tentación del tipo que sea?

En primer lugar, evita las tentaciones innecesarias. Por ejemplo, si estás haciendo dieta evita llenar tu despensa de dulces. En la medida de lo posible, intenta eliminar las tentaciones de tu área de confort. Del mismo modo, si estás preparando un examen importante, evita tener el teléfono encendido a la espera de que un amigo te llame para salir.

Para empezar a fortalecer tu voluntad, identifica en qué áreas crees que necesitas tener más firmeza. Anótalas en una agenda. Cada día, por la noche, dedica cinco minutos a planificar tu agenda del día siguiente, dedicando una atención más especial a aquellas funciones para las que necesitas más fuerza de voluntad. Márcalas en rojo para que no se te olviden y hazte la promesa interna de cumplirlas. El hábito implica trabajarlas cada día durante al menos, tres semanas. Si un día no las cumples, entonces, el hábito se ha roto porque aún no se ha adquirido.

La voluntad hace un gran esfuerzo para resistir frente a una tentación como la pereza, por ello, tu voluntad también necesita ser alimentada con premios. Por ello, en caso de que durante una semana hayas cumplido lo que te habías propuesto, date una recompensa a ti mismo: puedes hacer un plan que te guste, comprarte un regalo para ti, comer un menú más especial… En caso de tener que estar resistiendo continuamente, la voluntad de agota. Por ello, también necesita el descanso del placer.