Oportunidades de crecimiento personal
Cuando nos movemos en realidades materiales estamos acostumbrados a cuantificar las cosas en gramos o en medidas. Sin embargo, a nivel emocional, nos colocamos ante una nueva realidad. Aquella que surge del hecho de saber que el crecimiento interior es ilimitado e irrestricto. Es decir, personas que tienen ochenta años pueden seguir aprendiendo algo nuevo cada día, tener sueños y motivaciones en la rutina diaria.

Sin embargo, en base al afán de seguridad, que es primordial en el ser humano, muchas veces, se pierden de vista las oportunidades de crecimiento personal. Por ejemplo, en el plano de las relaciones interpersonales, nunca deberías perder la oportunidad de conocer gente nueva que entre a formar parte de tu vida. Las personas nuevas te traen otra forma de ver el mundo, nuevas ilusiones y riqueza. En este sentido, los prejuicios impiden muchas veces, ir más allá de lo que parece a simple vista. Lo cierto es que conocer el corazón ajeno implica tiempo, por ello, es mejor tener paciencia.

En el ámbito laboral también hay muchas oportunidades de crecimiento personal. A través del proceso de búsqueda activa de empleo, cualquier persona aprende a convivir con la incertidumbre y pone a prueba su constancia. Por otro lado, el trabajador de cualquier empresa también da muestras de su compromiso diario a través de la acción responsable. Sin embargo, ante un ascenso, existen personas que rechazan esta posibilidad, simplemente, por miedo al cambio. En esencia, las grandes oportunidades de crecimiento personal vienen marcadas por cambios.

Cambios que suponen un punto de inflexión en el camino de la vida. Por ello, el sujeto debe estar preparado para dar la bienvenida a la novedad y dejar atrás, la comodidad de lo conocido. Sal de tu área de confort para ver el mundo con otra perspectiva. La que surge de la plenitud de la libertad interior.