Cómo pasar de ser compañero a jefe en el trabajo
Existe una situación que viene marcada por la contradicción. Quienes reciben la propuesta de un ascenso, reciben con agrado esta posibilidad. Pero uno de los inconvenientes que viven en caso de aceptar es cómo este cambio de puesto modifica los roles. Y como consecuencia de este rol de mando, quien hasta ese momento ha tenido un rol de igualdad en la jerarquía con los compañeros, se posiciona desde una perspectiva distinta. Y esto plantea conflicto, especialmente, porque muchos compañeros observan este cambio de rol desde la envidia y la desconfianza. ¿Cómo pasar de ser compañero a jefe en el trabajo?

Aprovecha tu oportunidad

En primer lugar, confía en que si han confiado en ti este reto profesional es porque la empresa considera que estás totalmente preparado para asumir las funciones. Concéntrate en hacer lo mismo que has hecho hasta este momento. Cumplir con las tareas del puesto de trabajo pero ahora, en tu nueva función.

Que ahora seas jefe no significa que tengas que cambiar tu carácter. Sí cambian tus funciones y tu rol, pero no tu modo de ser. Si eres fiel a tu carácter y el equipo sigue reconociéndote en este perfil, lo más probable es que se sientan muy felices por tu ascenso.

Ser fiel a tu carácter no es incompatible con defender tu autoridad desde la firmeza asertiva de dar indicaciones, corregir de forma constructiva, reforzar de forma positiva y valorar a los trabajadores en su labor diaria. Además, es importante que recuerdes que así como tú mismo necesitas tu tiempo para adaptarte a tu nuevo puesto, el equipo también lo necesita para adaptarse a todas las novedades que se han producido en la estructura jerárquica de la organización. Igualmente, asume las consecuencias de este cambio de puesto, es normal que algunas de tus relaciones personales cambien en la empresa.

Cómo pasar de ser compañero a jefe en el trabajo
Además, apóyate en todo lo positivo que te aporta el hecho de haber sido empleado antes que jefe. Por ejemplo, conoces mejor las rutinas propias del equipo, conoces cuál es la perspectiva de un empleado, y cuáles son las quejas frecuentes que tienen los empleados.

Aprovecha toda esta experiencia personal para sumar tu propio valor a la empresa, ayudando a que la organización evolucione de forma positiva. No observes la posición de jefe en términos de superioridad sino en términos de colaboración constante con los empleados puesto que tienes que delegar en el equipo para que realmente haya lucha por un objetivo. Fórmate en inteligencia emocional a través de la realización de cursos y liderazgo.

Cómo pasar de ser compañero a jefe en el trabajo

Consejos para ser un buen jefe

Intenta basar tu trabajo en valores sólidos que son acordes a la filosofía de la organización. Establece objetivos personales que sean un reto de superación para ti, una oportunidad. Intenta fomentar el optimismo como una rutina. Si estás pasando por una situación de este tipo, te sugiero hacer un proceso de coaching ejecutivo.

Lo ideal es que antes de aceptar un puesto de jefe, hagas balance para asegurarte de que te compensa asumir este rol no solo por una cuestión económica. Es decir, este ascenso tiene ventajas pero también inconvenientes y tienes que estar preparado para todo si realmente asumes este nuevo proyecto de una forma madura y responsable.