Pasos sencillos para mejorar la comunicación
La comunicación forma parte de nuestra vida de un modo constante. De hecho, para una persona es imposible no comunicar información de sí misma teniendo en cuenta que también proyectamos una imagen determinada a partir de nuestra actitud. Son muchos los nudos emocionales que giran en torno a problemas de comunicación: malos entendidos, silencios que se traducen en indiferencia, tonos elevados en una discusión, palabras dichas fuera de contexto…

El estilo de vida moderno, marcado por la prisa, no siempre marca un entorno de desarrollo para la palabra. A ello hay que sumar también el exceso de medios de comunicación que no siempre son optimizados a partir de un uso adecuado, no siempre marca un entorno de desarrollo para la palabra. Los decenas de mensajes que se acumulan en grupos de whatsapp en cuestión de minutos, son un ejemplo de caos en la comunicación.

Organiza la información

Y es que, en la comunicación hace falta algo que no siempre tenemos muy en cuenta en nuestro tiempo: la organización. Para ello, piensa en aquello que quieres decir y cuál es el canal más adecuado que vas a utilizar para expresarte. Es decir, la comunicación también puede estar condicionada por la naturaleza del mensaje (si se trata de un asunto confidencial, más impersonal, un tema distendido, una preocupación). No se trata de planificar cada palabra que decimos porque sería agotador vivir de este modo y perderíamos una cualidad que también nos hace únicos: la espontaneidad. Sin embargo, sí debemos aprender a diferenciar aquello que de verdad es importante.

Existen muchos ejemplos de mensajes importantes que se expresan a través del canal equivocado, por ejemplo, una ruptura de pareja expresada a través de un mensaje de texto.

Pasos sencillos para mejorar la comunicación

Errores frecuentes en la comunicación

Un error frecuente es el de descargar en casa con las personas de confianza la frustración producida en el trabajo tras un día de estrés y cansancio. De este modo, la comunicación pierde el foco al no haber una relación de causa y efecto. No filtrar la información como consecuencia de emociones como la ira que puede hacernos perder la objetividad de un hecho.

Un error de comunicación frecuente es el de creer que el único modo posible de interpretar la realidad es la nuestra. Desde esta perspectiva, se cierra cualquier opción posible de diálogo porque aquel que se cree en la razón, no escucha a su interlocutor.

Utilizar el silencio como un mecanismo de castigar al otro con la indiferencia. Y este silencio, también deja en una posición incómoda a la otra persona porque le damos a entender que tiene que adivinar exactamente qué queremos y cómo nos sentimos.

Pasos sencillos para mejorar la comunicación

Ideas para mejorar la comunicación

Intenta simplificar la información y no dar rodeos que distraen la atención de tu interlocutor. En un diálogo personal es muy importante no interrumpir al otro y estar atento también a este detalle en una conversación telefónica donde estas interrupciones son todavía más incómodas.

Si por algún motivo no te gusta hablar por teléfono, dilo claramente a aquellas personas de tu entorno habitual para que lo sepan y no se tomen como algo personal este dato.

Además, el hábito de la lectura también ejerce una influencia muy positiva sobre nuestro nivel de comunicación ya que a través de las tramas interpersonales de la ficción, observamos diálogos que son un buen ejemplo de interacción. Por otra parte, a través de la influencia positiva de la lectura, también aumenta nuestro nivel de vocabulario por lo que tendremos una mayor capacidad para expresar lo que queremos usando las palabras más adecuadas.