Pensamientos habituales en pacientes que sufren depresión
La depresión es una de las enfermedades que mayor reflejo tiene en el pensamiento del paciente, una especie de veneno emocional que contamina la felicidad de quien sufre esta dolencia que tiene un diagnóstico complejo. ¿Por qué motivo? Porque en muchas ocasiones, se confunde con la tristeza. Uno de los pensamientos habituales de una persona que sufre depresión es el de la injusticia.

Personas que sufren en exceso porque tienen un ideal exigente de cómo deberían ser las cosas y cómo son en realidad les produce un grave dolor emocional. Por tanto, generalmente, detrás de la depresión se esconde una sensibilidad muy alta.

Psicología de la depresión

Una persona que sufre depresión se relaciona con cierto conflicto con el tiempo. Vive un presente apático. Siente desesperanza ante un futuro incierto. Y en medio de un escenario un tanto gris, suele brotar una especie de nostalgia de pasado que en realidad, no muestra un ayer que fue mejor que el ahora. Simplemente, la idealización de etapas previas como la niñez o la adolescencia pueden posicionar al protagonista en una etapa de su vida en la que su rol era diferente. Por ejemplo, no son las mismas las responsabilidades que tiene un adulto que las que tiene un niño de siete años.

La esperanza late constantemente en la esencia de la depresión como motor para la recuperación. Aunque una persona que sufre depresión experimenta momentos de desánimo habitual, también vive otros instantes de mayor serenidad y espacios en los que se siente mejor. Por ejemplo, el enfermo puede notar un mayor bienestar cuando está en compañía de una persona de su confianza que le inspira serenidad. O también, puede sentirse mejor cuando disfruta de un paseo en un entorno natural mientras respira la luz del día.

Pensamientos habituales en pacientes que sufren depresión
La depresión, al igual que la tristeza, fomenta la instrospección en grado máximo. Es decir, la mayor parte de pensamientos que tiene el paciente están relacionados consigo mismo, la vida y la búsqueda de la felicidad. La depresión refleja un viaje de interioridad que, una vez superada la enfermedad, se traduce en una mayor fortaleza mental gracias al aprendizaje adquirido durante ese tiempo. El paciente que sufre depresión tiende a pensar en cuestiones profundas, pasa poco tiempo envuelto en temas superficiales y frívolos.

Su posición existencial del momento le lleva a la trascendencia porque pocos temas tocan tan de cerca el corazón humano como el dolor. Esta interioridad también es la que puede producir un agotamiento mental en el paciente puesto que analiza detalles de la rutina cotidiana que pasan desapercibidos para el entorno.

Pensamientos habituales en pacientes que sufren depresión

Lecturas recomendadas de salud emocional

El libro del psiquiatra Enrique Rojas titulado “Adiós, Depresión” ofrece las medidas más eficaces de curación emocional a partir del análisis de casos clínicos reales.

El libro “Depresión: Todas las respuestas para entenderla y superarla” realiza un viaje psicológico que refleja también cómo cambian los estados de la voluntad a partir de la depresión.

La persona que sufre depresión siente que su entorno ha cambiado, es como si su lugar en el mundo se hubiese visto alterado por una revolución emocional. Más allá de afirmaciones generales, conviene recordar no solo que cada caso es diferente, sino también que existen diferentes grados de malestar.