Pequeños gestos para elevar tu estado de ánimo
Es natural que existan momentos en los que una persona sienta que su estado de ánimo es bajo. En situaciones así, es un signo de inteligencia emocional tomar la iniciativa de hacer algo para animarte. Sin quedar a la expectativa de que otra persona venga en tu rescate. ¿Qué hacer para elevar tu ánimo?

Date un capricho

Existen pequeños placeres culinarios que pueden ser un antídoto para elevar el estado de ánimo. Por ejemplo, tomar un poco de chocolate es una auténtica tentación para los golosos. Siempre que no se cae en el abuso, estos pequeños placeres pueden ser un placer emocional.

Acude a una exposición

No hay que ser un entendido en arte para poder disfrutarlo. La belleza es un alimento del alma porque transmite valores tan perfectos como la bondad. El arte también estimula la creatividad y la imaginación.

Visita a una persona cercana

Realizar una visita inesperada es algo que incomoda a algunas personas. Sin embargo, es un plan perfecto para romper con la planificación excesiva, evitar la improvisación, reforzar los vínculos afectivos y elevar tu estado de ánimo.

Ordena la ropa de tu armario

Un simple gesto tan sencillo como ordenar la ropa en el armario y clasificarla por colores te aporta cierta sensación de renovación emocional como muestra la influencia que tiene el orden externo en el orden interno.

Evita tomar decisiones importantes

Cuando estás en un momento de bajón anímico, evita tomar decisiones de las que luego te podrías arrepentir. Igual que sucede en el enamoramiento, una bajón emocional muestra la situación contraria de cómo podemos distorsionar la realidad a través de una mirada equivocada. Mañana será otro día y lo verás todo con más calma.

Pequeños gestos para elevar tu estado de ánimo

Camina

Anímate a dar un paseo y mira a tu alrededor. Observa más allá de ti mismo para aparcar por un momento, tus propios asuntos.