Pequeños pasos para ser más feliz
Cuando queremos dar un giro a nuestra vida debemos comenzar por establecer pequeños cambios en nuestra rutina diaria que nos motiven en la experiencia positiva de sentirnos mejor con nosotros mismos: ¿Qué pequeños pasos puedes poner en práctica para ser feliz?

Metas para el día de hoy

Tener metas a largo plazo es un estímulo de proyección que te permite visualizar el futuro de un modo optimista. Sin embargo, esos planes a largo plazo no deben ser una excusa para estar tan ocupado como para no planificar retos sencillos para hoy. Tener metas que cumplir en este día y hacer balance al final de la jornada te ayuda a sentirte bien. Intenta centrar tu energía cotidiana en esos objetivos que son esenciales para ti. Esta concentración ayuda a prevenir la dispersión.

Establece el orden como un hábito en las distintas esferas de tu vida: pon orden en tu agenda, encuentra espacios de silencio para ordenar tus pensamientos, mantén una rutina para tener en orden el hogar. El orden externo y el emocional incrementa los niveles de felicidad.

Pequeños pasos para ser más feliz

Cómo aumentar el bienestar

Dedica diez minutos diarios a la lectura. Existen personas que tienen una agenda tan intensa que casi no tienen tiempo para leer. Sin embargo, leer diez minutos cada día es mejor que no leer nada.
Si tienes una agenda social intenta, entonces, decide en qué planes quieres comprometerte y en qué planes no deseas participar.

Apaga el teléfono durante dos horas cada día. Y vive ese momento con tranquilidad. Escucha música clásica con más frecuencia.

Visualiza momentos felices de futuro. Dedica más tiempo a recordar instantes bonitos del ayer. Comparte tu vida en compañía de aquellos que quieres encontrando tiempo para espacios de encuentro también durante la semana. Disfruta de tus aficiones y de tus inquietudes.