Perder el control para encontrar el equilibrio
Existen personas que son aventureras, arriesgan e improvisan en su vida. Sin embargo, también existen personas acostumbradas a programarlo todo para tener la situación bajo control. Cualquier imprevisto altera su ritmo emocional porque se presenta como una amenaza que causa incomodidad en un primer momento. Es positivo tener flexibilidad emocional para hacer frente a los cambios. Y perder el control para encontrar el equilibrio vital.

Siente la incomodidad

Existen personas que cuando se sienten incómodas ante ciertas situaciones las evitan. En realidad, para poder avanzar tienes que convivir con dicha incomodidad y con esas sensaciones desagradables ya que solo así puedes acostumbrarte a ellas y superarlas. Cuando quedes con un amigo para hacer un plan, delega completamente la idea en él y adáptate a lo que proponga. Aunque no te encante el plan de entrada, confía en la otra persona.

Quienes tienen la necesidad de controlarlo todo también tienen que mejorar su confianza en los demás.

Improvisa más

Deja de planificar tanto las cosas. Aparca la agenda en casa por unos días. Vive más e improvisa en tu rutina diaria nuevos planes, haz más caso a tus impulsos, no tienes que esperar siempre al momento adecuado para hacer las cosas cuando no existe mejor momento que ahora. Anímate a romper tus propios esquemas para comprender que no existe una única forma de vivir sino muchas.

Perder el control para encontrar el equilibrio

Siente la emoción dentro de ti

Siente la emoción de perder el equilibrio. Esto sucede especialmente cuando te enamoras y no sabes qué va a pasar. Pero en la vida existen otros muchos momentos en donde puede que tengas la sensación de no estar pisando el suelo. Esas etapas, son las que más aprendizaje te van a dar para aprender a vivir de verdad.