Personas complicadas en el trato
Existen personas que son realmente complicadas en el trato, y esta situación, incomoda a quienes están alrededor. Pero además, conviene tener en cuenta que no depende únicamente de ti, rodearte o no de personas amables y agradables. En el trabajo, por ejemplo, puede que tengas un compañero con quien no te llevas bien, y a pesar de todo, te sientes obligado a permanecer en esa situación.

El rol de perseguidor

El rol de perseguidor es propio de personas que viven en la búsqueda de los defectos de los demás. Una persona perseguidora en el trabajo, es aquella que constantemente, te dice que el modo en el que has hecho las cosas no es el correcto, porque tenías que haberlas hecho a su forma.

Ante este tipo de situación solo existe una opción: en primer lugar, asume que el problema no lo tienes tú sino él, por ser así. En segundo lugar, es fundamental que tomes una distancia a nivel emocional para que no dejes que te afecte en nada su negatividad. Ponte un chubasquero emocional para hacer frente con indiferencia a la tormenta.

Personas complicadas en el trato

Personas orgullosas

Existen personas que son excesivamente orgullosas y también son difíciles en el trato. Para tener menos miedo ante este tipo de personas, es bueno recordar que en esencia, esta fachada de seguridad exterior, esconde una profunda inseguridad interna, miedo a mostrar la vulnerabilidad y las debilidades.

El rol de víctima

El rol de víctima puede ser tan peligroso como el de perseguidor ya que en esencia, refleja el comportamiento de una persona que siempre responsabiliza a los demás de su propia infelicidad como si estuviese sola y desamparada. Las personas que se quedan estancadas en esta situación, han hecho de la lástima y de la pena, una forma de conseguir cariño y afecto.