Personas que llevan muy mal la soledad
Cada persona reacciona de una forma diferente ante la soledad. Existen personas que se sienten muy cómodas con la libertad de dicha soledad, otras sobrellevan la situación dependiendo del momento y existe un tercer grupo de personas que se hunden al llegar a casa y ver que no hay nadie. El dramatismo se refuerza más todavía por las noches que se vuelven interminables en el silencio infinito del hogar.

Las personas que llevan muy mal la soledad, sufren de verdad porque para quien está en esta situación, es imposible ver el lado positivo de una soledad que no ha elegido y que no quiere tener. Sin embargo, la vida no siempre es como nosotros queremos que sea y el destino nos pone a prueba al ponernos frente a frente con nuestros propios temores.

Qué hacer en una situación así

Las personas que sufren por su soledad atraviesan tristeza, están en una etapa negativa de su vida, su autoestima es baja… Desde esta perspectiva surge un problema añadido. No es la mejor predisposición para hacer amigos o buscar pareja puesto que, de entrada, las personas se sienten poco seducidas ante la compañía de alguien que está triste.

Personas que llevan muy mal la soledad

Empezar desde cero

La vida nos obliga a empezar desde cero en ciertas situaciones. Por tanto, conviene asumir esta fase. Busca entornos en los que puedas conocer gente nueva. Si de verdad logras hacer buenas relaciones sociales y algún nuevo amigo, la soledad que sientes al llegar a casa es mucho menor, incluso, la disfrutas porque previamente has estado acompañado y has compartido buenos momentos en común.

La soledad se lleva peor en la vejez. En ese caso, conviene recordar que existen entidades de voluntariado que acompañan a personas mayores. Y también, en ese caso, es posible volver a estudiar gracias a los programas destinados a personas que están en esa etapa vital. La televisión y la radio también hacen mucha compañía a las personas que viven solas.